Las obras de remodelación y construcción de multicancha en la junta vecinal “Aurora de Chile” se han vuelto un verdadero dolor de cabeza para vecinos del sector.

 

Con bombos y platillos el 6 de noviembre del año pasado se anunció la puesta en marcha de un proyecto de mejoramiento de la sede N° 39 de la población Silva Henríquez en Arica. Las obras que incluían la remodelación de la sede social y también la construcción de una multicancha de pasto sintético, más la construcción de áreas verdes y de esparcimiento en el sector, debían concluir a más tardar en febrero del presente año.

Como verdadero “caballo de carrera” la ejecución de las obras comenzaron rápidamente durante diciembre y enero del presente, incluso ya en febrero se podía apreciar la remozada sede y las primeras instalaciones de la cancha que incluían galerías techadas.

Sin embargo, desde marzo a esta parte, la obra quedó extrañamente de un día para otro paralizada, los trabajos no continuaron y el perímetro del sector sigue completamente cerrado.

Justamente es esto último lo que tiene aproblemados y molestos a los vecinos del pasaje Exequiel Fuentes, justamente el pasaje que queda directamente a un costado de las obras y que producto de la misma se ha transformado en un callejón sin salida, ya que por su sector poniente comienza en la calle “La Concepción” y por su otro extremo colinda con el muro de la escuela “Ejército de Salvación” siendo su única salida un sitio de unos doscientos metros cuadrados que daba con la calle Yerbas Buenas. Hoy ese terreno está totalmente cercado. (Ver imágenes de referencia).

A la izquierda la sede social, al fondo el pasaje Exequiel Fuentes y las casas afectadas, a la derecha la escuela. El terreno de la imagen hoy está completamente cercado como se ve en la imagen principal de la nota.

“Tenemos este cierre que hicieron a menos de dos metros de la salida de nuestras casas, para entrar o sacar mi auto debo hacer malabares” manifestó un vecino que vive justamente frente a la construcción.

Pero ese no es el único ni más relevante de los problemas: “El terreno que teníamos al frente era nuestra vía de evacuación y salida del pasaje, desde que empezó la obra no tenemos salida, debemos darnos la vuelta por La Concepción y tomar recién Yerbas Buenas, y por allí nos han asaltado, es peligroso” nos señala otra vecina del sector.

El terreno de la imagen era la salida de los vecinos y sus vehículos.

“Acá estamos atrapados, el día del terremoto al tener que darnos la vuelta chocábamos con la gente que venía subiendo por las otras calles. Solo en salir del pasaje nos demoramos más de 10 minutos, o sea en llegar a la zona de seguridad por lo menos media hora. En caso de incendio acá tampoco pueden entrar los bomberos ni las ambulancias.” Añadió otra de las vecinas que habita en el lugar.

Sin explicaciones:

“Acá por lo que sabemos hubo un problema de plata con los trabajadores, se supone que la empresa constructora no les pagó y después del terremoto simplemente dejaron de trabajar. Ahora tampoco hay fiscalización, la municipalidad no se ha acercado a ver si la obra sigue ejecutándose o está terminada, yo creo que a lo mejor piensan que está todo bien.” señaló una de las afectadas.

Los vecinos del pasaje, el principal afectado por la realización de las obras y también el principal beneficiario de los alcances que supondría tendría el proyecto se sienten pasados a llevar, puesto que sus casas son las más cercanas a la sede y al sitio en donde hoy se construye la multicancha y jamás fueron considerados en las reuniones ni informaciones del avance y ejecución de una obra que se levanta a un par de metros de sus casas.

“No tenemos ninguna explicación ni solución, el presidente y la directiva jamás se han acercado a nosotros, ni siquiera para presentar el proyecto en su momento.” Añadió una de las vecinas.

Los dardos de los pobladores del pasaje Exequiel Fuentes no solo apuntan a la empresa encargada de la obra y a la directiva de la junta vecinal, sino que también critican a las autoridades correspondientes, ya que señalan que en marzo el alcalde Salvador Urrutia visitó las instalaciones de la sede, pero que jamás a ellos se les invitó a aquella inspección, nunca se les dio la palabra ni la opinión al respecto.

“Acá el problema es que no consultan a la ciudadanía, llegan y hacen nomas, acá llegaron y nos cerraron frente a nosotros sin avisarnos de nada. Ahora el proyecto es bueno, nosotros no estamos en contra, pero acá quedó todo abandonado, ese es el problema”. Comentó otro vecino.

Alzar la voz:

Los vecinos del sector en conversación con nuestro medio hicieron también un mea culpa de la situación que los aqueja, manifestando que ellos debían haber solicitado al presidente de su junta vecinal una reunión mucho tiempo antes para que se entregaran detalles del proyecto, los cuales hoy en día desconocen.

Ahora los afectados, es decir todos los vecinos del pasaje anteriormente mencionado, están reuniendo firmas para presentar una queja formal directamente al alcalde dentro de los próximos días, para que él mismo se acerque a ver la situación actual que aqueja al sector y se dé una solución definitiva a un proyecto que debía (según su plan original) estar entregado a la comunidad en febrero de este año.

Comentarios

Comentarios