El operativo de limpieza busca disminuir el impacto de contaminación de las aguas cuando este verano lleguen a playa Chinchorro.

120 toneladas de basura se sacaron en la primera jornada del operativo de limpieza que lidera la Ilustre Municipalidad de Arica, vecinos y vecinas del sector de la Junta de Vecinos 21 Arturo Prat y funcionarios municipales dejaron “soplado” el lecho seco del rio San José, cuyo propósito es prevenir la contaminación que cada año sufre la playa Chinchorro, producto de la bajada del rio y las lluvias estivales.

Desde las 9 de la mañana, camiones de la Dirección de Medio Ambiente Aseo y Ornato, cuadrillas de funcionarios municipales, vecinos y vecinas, bomberos, PDI, Asociación Chilena  de Seguridad, con rastrillos, palas y sacos se desplegaron a los largo y ancho del rio para limpiar los desechos que son arrojados al lecho seco y riveras del rio San José.

“Estamos muy contentos con la convocatoria, acá accedió personal de la Municipalidad de las diferentes unidades, además de voluntarios, vecinos y vecinas, estamos muy contentos de este proceso, el compromiso con la ciudad, con sacar adelante el rio, con limpiarlo, raya para la suma, ha sido una buena jornada, esta es la primera de varias, la próxima es el 12 de enero donde se suma el Ejercito, y también los vecinos”, expresó Gerardo Espíndola, alcalde de Arica.

El presidente de la junta de vecinos 21 “Arturo Prat”, Eduardo Gutiérrez, destacó la labor desarrollada por el municipio, con el apoyo de los y las pobladoras del sector.

“Extraordinario para darle un ejemplo a los vecinos que no sigan botando basura, ya que el rio San José está considerado como un vertedero y no es así, lamentablemente le falta mucha cultura a nuestros vecinos, con esto nos están incentivando a la cultura y nosotros tenemos que dar el ejemplo”, señaló el dirigente.

El 31 de enero del 2018, se hará la primera mesa de trabajo del Plan Integral de intervención del río San José para la protección y su recuperación, cuyo objetivo es realizar constantes limpiezas sectorizadas con cada junta de vecinos que colinda a la rivera del rio.

Son alrededor de 14 juntas de vecinos en las que se realizarán  actividades deportivas como bicicrós, talleres de educación ambiental y caminatas guiadas, con la finalidad de proteger, y recuperar espacios para la comunidad.