Una mujer de nacionalidad chilena fue detenida por la Policía de Investigaciones por el delito de maltrato animal, luego de abandonar y dejar bajo los efectos de un poderoso sedante, a un gato de aproximadamente un año, en el baño del Complejo Fronterizo Chacalluta, en el límite Chile-Perú.

La imputada, según su propio testimonio, recogió al felino en las calles de la ciudad de Arequipa con la intención de trasladarlo hasta Santiago, sin embargo, optó por administrarle un calmante en Tacna, aparentemente, para evitar los trámites sanitarios de ingreso al país.

El caso quedó al descubierto cerca de las 13:00 horas del lunes cuando detectives de la Avanzada Antinarcóticos Chacalluta hallaron al felino detrás de un basurero de los servicios higiénicos del complejo, donde momentos antes había ingresado la pasajera en un evidente estado de nerviosismo, luego de bajar del bus que la trasladaba desde Tacna y antes de hacer la fila del control migratorio.

La mujer de 21 años de edad fue detenida y el caso derivado a la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) de Arica y Parinacota.

El subcomisario Francisco Valdenegro, veterinario de la Bidema, señaló que “el gatito estaba en muy malas condiciones, presentaba un coma inducido de aproximadamente cuatro horas y media, probablemente por una sobredosis de anestesia, deshidratación, no tenía ningún tipo de reflejo, palpebral, las pupilas no se dilataban. Solamente estaba, más que todo, respirando”.

La joven reconoció que el animal había recibido una inyección con medicamentos que le produjeron ese estado de anestesia, supuestamente por parte de un veterinario que atiende en las inmediaciones del terminal internacional de Tacna.

Estos hechos constitutivos del delito de maltrato animal, fueron comunicados a la Fiscalía, que instruyó la entrega del felino al Servicio Agrícola y Ganadero y el apercibimiento de la imputada al Artículo 26 del Código Procesal Penal, por lo que quedó a la espera de ser citada a declarar ante el Ministerio Público.

El subcomisario Valdenegro explicó que este tipo de actos “no es normal, sale un poco de la norma, ya que si esta persona hubiese hecho el procedimiento adecuado de obtener un certificado veterinario en la ciudad de Tacna, pudo haber pasado con su animal. Más que todo presentaba temor, susto, al momento de hacer los trámites y claramente no sabía el protocolo”.

Asimismo, señaló que las evasiones de la barrera sanitaria ponen en riesgo la salud pública y pueden introducir enfermedades exóticas, por lo que llamó a la comunidad a cumplir con los protocolos establecidos en la ley para los casos de traslado de animales.

Estudios consultados por la policía demuestran que el tráfico de animales conlleva un sinnúmero de actos crueles, para eludir el control de las autoridades. Las especies son confinadas a diminutos e inusuales lugares, con muy poco espacio para respirar y moverse. Estas sienten hambre, sed, miedo y dolor. Sólo un 10% de ellas logra sobrevivir al final de su viaje.

Comentarios

Comentarios