Claudia Bustos Carpio

Seremi de Vivienda y Urbanismo

En el día del Patrimonio hoy quiero destacar a nuestra gente, a esos cientos de vecinos y vecinas que desde su cotidianeidad construyen tradiciones y siguen cultivando vida barrial. Si bien no son grandes edificaciones, ni  tampoco monumentos los que están presentes en los 7 sectores de la ciudad intervenidos por el Programa Quiero Mi Barrio,  nadie puede negar que tenemos una riqueza intangible en prácticas y saberes que traspasan generaciones.

En nuestros barrios la modernidad ha desafiado a cientos de vecinos que siguen adelante cultivando oficios, que en nuestra ciudad aún están presentes más que en ningún otro lugar. Así en la esquina encontramos nuestro almacenero, el zapatero, carnicero o feriante como parte del paisaje diario.  Son personas que construyen historia día a día, y que en muchos casos llevan su oficio como herencia del legado familiar.

Más de alguien recuerda a su maestro “chasquilla” ese que sabe de todo un poco y que goza de nuestra confianza. Son personas que habitualmente no tienen un reconocimiento, pero cuya labor es impagable en la cultura barrial.

A los oficios se suma nuestros propios artistas. En nuestras calles del Cerro La Cruz, Miramar, Río San José, Alborada y recientemente Centenario, Puerta Norte- Concordia y Jorge Inostroza tenemos artistas que desde distintas veredas generan un espacio de creación en los barrios. Como no destacar a Humberto Chino Bastidas “EL Quirquincho” de la Rosa Ester o a nuestra querida  Fernanda Contreras de  Nueva Imperial que nos deleita con el baile nacional, la cueca. A Kika Cisternas, escultora que desde el Cerro nos regala su arte al igual que el grupo de Hip-Hop Cerrícolas.

Como no destacar a la poetisa del Barrio Miramar, Carola Vergara que en cada actividad vecinal no entrega rimas y versos que enriquecen el espíritu o a las mujeres de Alborada a través de la danza del Grupo Folclórico Sol y Luna; así como también muchos otros, que tengo la certeza, que con sus saberes populares aportan a la identidad de su población y ciudad.

En este día mi reconocimiento va para todos ellos, que desde su barrio levantan un patrimonio intangible, pero cuya importancia va más allá de la obra, sino que repercute en el sentido de vida comunitaria y social de nuestra gente.

Comentarios

Comentarios