17 C
Arica
miércoles, septiembre 26, 2018

Opinión: Nuevas propuestas e innovaciones de la telenovela del siglo XXI

A nivel internacional, se ha hecho notar un cambio en las producciones televisivas de las áreas dramáticas. La innovación y las nuevas propuestas han cautivado a un público que exige más.

Por Miguel Villanueva (seudónimo).

“Pitucas sin lucas” sorprendió a un público- de todas las edades- acostumbrado a las producciones de TVN y Canal 13, quienes se han destacado en el rubro de las telenovelas nacionales.

Con ello, el canal privado Mega estrenó algo más que su área dramática, podría decirse que estamos presentes ante una nueva forma de hacer telenovelas: una trama más compleja, nuevas propuestas y tipos de personajes, y temas no abordados desde un punto de vista más amplio.

Ya no se habla de la chica (o princesa, según Disney) pobre que se hace rica al casarse con un hombre de clase privilegiada- o viceversa-, sino de una rica que se hace pobre y encuentra a su príncipe azul del otro lado de su casa y en un terminal pesquero.

De por sí, es un tema que refleja la realidad chilena, donde la clase media coincide más con el sector trabajador y esforzado, que con el empresariado. Incluso, la acusación de estafa en contra del ex-esposo de Tichi, tiene relación con los dichos populares de la actualidad y el caso penta.

El canal estatal, en su horario estelar, había patentado el camino con propuestas como “Vuelve temprano” y “No abras la puerta”, aunque tuvieran tendencias trágicas. Aquellas iniciativas rondan entre el realismo e inclinaciones policiales.

Las telenovelas de TVN, para después de almuerzo, se acercaron al género de la comedia y, luego del debut de Mega, sirvió para salvar el rating con “La Chúcara”. La trama, aun así, no posee mayor complejidad y mantiene patrones anteriores dentro de los últimos cuatro años.

Sin embargo, el canal privado supo ganarse el espacio de las 20:00 horas y combinar una historia compleja (como las de horario estelar) y la comedia (de la tarde diurno), para enganchar a un público cansado de dolores de cabeza.

LA INNOVACIÓN

Las historias presentadas en la pantalla chica- incluso mundialmente- poseen patrones idénticos. Todos coinciden en tener una pareja protagónica, acompañantes, consejeros, villanos, espectadores, extras.

Los primeros pasos, hacia la innovación, fueron dados dentro de la cobertura internacional: España, México (televisa), Inglaterra, Colombia, Brasil, entre varios otros.

México se destacó con la inclusión de los curanderos, chamanes y comunidades indígenas dentro de los consejeros. Sitio que, por lo general, era ocupado exclusivamente por las autoridades sacerdotales o clericales de la ciudad o pueblo.

“Abismo de pasión” y “La Fuerza del Destino” fueron las primeras en presentar a ambos trabajando juntos a la par el rol de guías espirituales. Luego, el canal estatal utilizó esta técnica para “La Chúcara” reconociendo la función social de la machi (del pueblo mapuche).

Los españoles hicieron del villano una víctima más de las circunstancias con el personaje Gamboa en la serie “El Barco”, donde se fijó el eje del drama en nociones existencialistas y filosóficas. Ello, obligó a variar el rol de los personajes y generar una innovación total del área dramática a nivel mundial, para no quedar atrás.

Los canales de Colombia, como Mundo Fox, han recurrido a la temática del narcotráfico y los testimonios de reos como enfoque de sus producciones, explorando una realidad distinta y donde el guión no presenta héroes, sino la otra cara de la moneda.

EL VILLANO, NO MUY VILLANO

En Chile, encabezado por un canal privado- aunque suene contradictorio-, se dio el gran salto, más allá de agregar o quitar algo de las historias se modificaron a los personajes completamente.

¿Hay villano en la “Pitucas Sin Lucas”? Podemos acaso responder a esa pregunta.

“No lo hay”, sería una respuesta sensata. La única que se acerca a la definición, prácticamente por descarte, sería el papel de la actriz Ingrid Cruz como rival de la Tichi (la pareja protagónica).

No obstante, su personaje no posee ninguna característica de antagonista, ayuda a la hija de su ex-pareja, sus mentiras y montajes son más chistosos que mal intencionados.

De hecho, es bastante chistoso cuando sale a correr por las calles de Santiago hasta el atardecer con su traje de novia.

No calza, no le hace daño a la gente, tiene sus límites en las payasadas y niñerías- como los actos de la vecina del otro lado.

Entonces, vuelvo a preguntar: ¿Hay villano en la “Pituca Sin Lucas”?

Si, podría ser el ex-esposo, pero sólo porque estafó a gente adinerada. La participación de ese personaje es casi inexistente, como para ser antagonista.

EL ÉXITO

La clave del éxito, después de su estrenó, podría deberse a esta innovación que rompe esquemas y sorprende, además de su tinte realista y carnavalesco.

8,013FansMe gusta
301SeguidoresSeguir
2,233SeguidoresSeguir
608suscriptoresSuscribirte
Arica
nubes
17 ° C
17 °
17 °
72 %
1kmh
90 %
mié
20 °
jue
21 °
vie
20 °
sáb
20 °
dom
15 °

Titulares