Un complicado panorama, que los obligará a buscar un nuevo espacio dónde vivir, desalojados de sus cómodos hogares verdes, enfrentarán los pulgones, trips, arañitas, malezas y hongos que habitan los cultivos de hortalizas del Valle de Lluta, luego de que 40 agricultores y agricultoras participaran del curso “Uso y Manejo de Plaguicidas para el Reconocimiento de Aplicadores”, desarrollado a través de una alianza entre el Acuerdo de Producción Limpia, APL, del Ministerio de Economía, y el Instituto de Desarrollo Agropecuario, INDAP.

Esta iniciativa fue financiada por el Plan Marco de Desarrollo Territorial, PMDT, sub territorio Lluta; con recursos de la Subsecretaría de Desarrollo, SUBDERE, que son canalizados a través del Gobierno Regional de Arica y Parinacota.

“Las exigencias actuales de creciente inocuidad de los alimentos, esto es, que lleguen al consumidor libres de pesticidas, requieren que el agricultor tenga conocimientos suficientes para reconocer enfermedades en sus cultivos y ante ello, sepa qué producto debe aplicar, cuándo, en qué dosis y cómo aplicarlo, respetando los periodos de carencias”, explicó Daniella Díaz García, directora regional (s) de INDAP.

Por ello, la capacitación consideró un taller teórico práctico que contribuirá, junto a otras exigencias, a obtener una certificación oficial de agricultura limpia.

“Estas actividades constituyen un complemento para quienes forman parte del Acuerdo de Producción Limpia; al aprender sobre aplicación y manejo adecuado de productos fitosanitarios, así como de protección de su salud y la de sus trabajadores”, indicó Marcelo Lazo, ingeniero agrónomo de Indap, encargado del PMDT.

El taller fue dictado por Miguel Barba, de la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Productos Fitosanitarios Agrícolas, AFIPA; entidad que reúne a empresas líderes en investigación y transferencia tecnológica, y que adhieren al Código Internacional de Conducta para la Distribución y Utilización de Plaguicidas de la FAO.

Comentarios

Comentarios