Se trata de una década de la puesta en marcha de la región, así es que había que celebrar con una Misa de Acción de Gracias en la Catedral de Arica. Fue el obispo, Monseñor Moisés Atisha, quien ofició la Eucaristía, a primera hora de hoy, en un templo repleto de autoridades civiles y militares, sociedad civil y representantes de las culturas aymara, afrodescendientes y cuequeros.

En la homilía, el obispo de Arica expresó, entre otros temas, que es época de agradecer por estos 10 estos años de ser una nueva división administrativa del país y examinar como se ha respondido a las necesidades de la región y de su gente en cuanto a su crecimiento.

“Hoy nuestra región se regala un tiempo para volver nuestra mirada hacia Dios. Hemos recibido muchos dones y gestos de vida y esperanza del Señor, por lo mismo, mientras hacemos camino, no podemos obviar este caudal de riquezas ciudadanos y autoridades que estamos llamados a hacer historia y caminar con paso firme hacia el futuro para encontrar propuestas novedosas”, precisó Atisha.

El diputado, Luis Rocafull, quien además fue el primer intendente de la región dijo que es importante poder detenerse y escuchar un mensaje que va dirigido a la espiritualidad, a soñar con una mejor sociedad. “Cuando estamos cumpliendo 10 años como región, es importante renovar el compromiso que todos los ciudadanos tenemos con Arica y Parinacota”.

La intendenta, Gladys Acuña, agradeció por esta Misa oficiada por el obispo. “Arica y Parinacota es una región de tan sólo 10 años y en este último tiempo hemos visto que los cambios son integrales y van más allá de meras estructuras de cemento. Son cambios que se ven reflejados en la calidad de vida de las personas y me siento honrada de haber formado parte de la historia”.

El ex delegado presidencial, Luis Cornejo, quien tuvo la misión de instalar la región en tan sólo 180 días. “Viendo  las caras de la gente, parece que fue ayer que trabajamos para constituir esta región. Fue muy grato volver a recordar por qué la creamos y saber que se está cumpliendo con lo que nos habíamos trazado. Era necesaria esta autonomía y lo estamos viendo porque hoy vemos otra región, distinta de hace 10 años y es el resultado del esfuerzo de todos”.

El consejero Ovidio Santos, destacó las palabras del obispo, que instan a seguir trabajando el Gobierno y el Consejo Regional. “En ese sentido, estamos palpando los avances en nuestra región y lo que tiene que ver con la llegada de más recursos para las zonas rurales, porque habían estado muy descuidadas”.

Por su parte, el consejero, Claudio Acuña, expresó su satisfacción de participar en esta Eucaristía en que se conmemora un año más de vida de nuestra región, junto con agradecer y  tributar a quienes contribuyeron para constituirla administrativamente independiente. “Acogemos el llamado de nuestro obispo e iglesia católica, en orden a superar las diferencias de los distintos sectores y trabajar unidos en pos de un futuro mejor para los ariqueños y parinacotenses”.

El consejero, Roberto Erpel, dijo que le embargaba un sentimiento de alegría por los ariqueños y parinacotenses, más aún gozoso por el mensaje entregado por el obispo  de seguir trabajando por los habitantes de esta región, sin distinción, “y ese es el camino que estamos realizando y vamos a continuar”.

Comentarios

Comentarios