El martes recién pasado estuvo en nuestra ciudad el destacado ex tenista y ahora entrenador de la disciplina Horacio de la Peña. El ex entrenador de Fernando González está impulsando un proyecto financiado por el Gobierno Regional que tiene por objetivo masificar el tenis en la región. La iniciativa que pretende beneficiar a más de 3 mil niños de escuelas públicas costó cerca de 80 millones de pesos.

El problema de fondo es que en Arica no existe ninguna cancha de tenis gratuita y abierta a la comunidad. Tampoco los colegios y escuelas en donde de la Peña dictará sus clases están equipados con una superficie apta para este deporte. Es aquí donde nos hacemos la pregunta ¿Cómo masificamos e invitamos a la comunidad a practicar un deporte si no hay lugar donde hacerlo?.

Evidentemente las criticas de los especializados en la materia no se hicieron esperar, y mucho menos las dudas que surgen sobre el real impacto que tendrá en la ciudadanía una iniciativa que a simple vista parece maravillosa, pero que en realidad es vacía y fantasiosa.

Mucho mejor hubiese sido destinar recursos para transformar algunas canchas a mal traer en las poblaciones y convertirlas en verdaderas canchas de tenis. Es más, incluso esa inversión podría haber significado un costo menor al proyecto actual de “Masificar el tenis en Arica”.

¿Se imaginan el impacto que sería para los niños, jóvenes y adultos tener a metros de sus casas una recién inaugurada cancha de tenis, pública y gratuita para todos? Todos comprarían raquetas y pelotas para pasar el día jugando entre amigos. Esa iniciativa si sería generar realmente una masificación de un deporte en una comunidad.

No sirve de nada traer a una leyenda del tenis como Horacio de la Peña para que nos de algunos tips de cómo tomar una raqueta o como pegarle de revés a una pelota, si al día siguiente difícilmente volvamos a agarrar una raqueta y pegarle a una pelota, ya que no tendremos ni siquiera el lugar propicio para hacerlo.

Es de esperar que el Gobierno Regional y las personas que están detrás de esta iniciativa persigan realmente el objetivo de “Masificar el tenis en Arica y Parinacota”, y no se convierta en un proyecto que solo buscó generar ganancias para unos pocos, y se convierta en un verdadero desarrollo para la comunidad. Eso si, para lograrlo deberán reformular la idea, invertir en construir y refaccionar canchas públicas para el tenis, construir un recinto deportivo apto para la disciplina y así en un futuro convertir a Arica en un verdadero semillero de tenistas.

Comentarios

Comentarios