Desde el sur llegaron a Arica para mantener viva la tradición del Volantín

190

De sol a sol la señora Olga y uno de sus hijos, se instalan en la rotonda Azapa con una nutrida variedad de volantines, que mezclan las antiguas con las nuevas generaciones, la cuales se ven reflejadas con los clásicos de papel y los nuevos cometas de plástico.

Oriundos de Talca, la señora Olga nos comenta que la pasión por fabricar volantines comenzó como un pasatiempo, en donde uno de sus hijos creaba los volantines y se los vendía a los vecinos. Al ver que los cuerpos de papel y caña de colihue eran alabados por la gente, nació la idea de comenzar a fabricarlos en cantidad.

El traslado de su esposo a la ciudad de Arica por temas laborales, hizo hincapié para que Olga Barahona y uno de sus hijos se decidieran a comenzar el negocio de la venta de volantines en nuestra ciudad.

Hoy la familia ariqueña puede encontrar de todo para llegar y elevar su volantín en estas fiestas patrias. Desde hilo, carretes y por supuesto, los propios volantines, de diversos modelos y precios, se pueden encontrar a un costado de la rotonda de Azapa.

Comentarios

Comentarios