Preocupación  y temor tienen los vecinos de las calles Daniel Copaja, Camilo Henríquez y Abraham Medina, ya que todo ese sector se ha vuelto tierra de asaltos y peleas callejeras.

 

Solo basta estar algunos minutos en el sector para darse cuenta de la inseguridad con la que viven muchos vecinos. A plena luz del día gritos y silbidos de una esquina a otra retumban por la calles, en donde además el puente que cruza el río San José al final de la calle Daniel Copaja se ha convertido en una verdadera trampa para los transeúntes según relatan personas del sector.

“Acá uno no puede andar tranquila, por ejemplo a nosotros nos queda muy cerca el supermercado, cruzamos el puente y llegamos, pero ahora tenemos que venirnos en taxi con las bolsas o sino acá mismo te quitan todo” relata M. A. vecina del sector quien por temor solo aceptó a entregarnos sus iniciales.

No hace falta que el sol se oculte para evidenciar lo complicado del sector, hombres se pasean por los alrededores mirando fijamente a quienes les parecen desconocidos. Al verse observados rápidamente se esconden bajo el lecho seco del rio.

“Yo por ejemplo a la calle trato de salir lo más sobria posible, si me arreglo mucho soy blanco fácil, y si llevo carteras o accesorios peor aún” añade la vecina, quien además nos cuenta que Carabineros casi todas las noches debe llegar hasta el puente para ahuyentar a los que literalmente se adueñan de él para fumar y beber. “Los Carabineros vienen siempre, pero lamentablemente no mucho pueden hacer, solo estarlos espantando”.

Los asaltos son cuestión cotidiana, en donde los antisociales generalmente atacan a mujeres que cruzan solas el puente Daniel Copaja y sus alrededores. “Justamente hace un par de días a una señorita que venía por esta calle tres sujetos la siguieron y le quitaron su cartera con todas sus cosas, luego corren y cruzan hacia el otro lado del rio y se pierden” dice M. A.

Hechos que son ratificados por los efectivos policiales que patrullan el sector, en donde reconocen que las inmediaciones de las calles mencionadas son complicadas, y aconsejan que a quienes viven en el sector eviten salir solos de noche, ya que los antisociales siempre están al asecho.

“En las noches es donde verdaderamente uno ve lo peligroso del lugar. Sobre todo los fines de semana, de madrugada se comienzan a escuchar gritos y peleas de entre ellos mismos, botellazos y esas cosas… Esta semana allanaron una casa a la vuelta, se llevaron a varios, pero lamentablemente salen altiro”. Nos cuenta la vecina del sector quien además tuvo  hace unos meses que elevar el muro de su casa ya que el año pasado se le habían entrado a robar.

“Acá quienes somos gente decente tratamos de colaborarnos,  mi vecino siempre está corriendo a los que vienen de otros lados a sentarse en el puente, también tenemos todos el número del plan cuadrante,  nosotros al llamar los Carabineros vienen, lo que nos deja un poco más tranquilos… pero igualmente el sector se ha puesto muy malo ahora último” sentencia.

Comentarios

Comentarios