cof

Con el respaldo de CONAF Arica y Parinacota y el trabajo realizado con la comunidad y familia aymara del sector Chingane de Parinacota, Juan Pablo Gámez llevó su tesis que además integra un Fondecyt de la UTA a foro mundial, en Italia.

Con el respaldo de CONAF Arica y Parinacota y a partir de su tesis para lograr el título de geógrafo, el joven Juan Pablo Gámez Reyes, fue el único chileno asistente al 1° Foro para la Juventud del Programa Hombre y Biosfera (MAB), de la Unesco, efectuado durante una semana en Venecia, en el delta del río Po, Italia.

El objetivo de la cita internacional fue rescatar la contribución de los jóvenes a la vida de las Reservas de Biosfera, la investigación y estudios sobre su desarrollo sostenible, y el aporte al futuro de los jóvenes en las reservas de biosfera del mundo

La participación de Gámez en el encuentro está directamente relacionada con la Reserva de Biosfera Lauca,  la que integran tres áreas silvestres protegidas –Parque Nacional Lauca, Reserva Nacional Las Vicuñas y Monumento Natural Salar de Surire-,  todas ellas emplazadas prácticamente en su totalidad en propiedad privada de familias, comunidades y sucesiones de origen aymara.

El tema central de la tesis de Juan Pablo Gámez es la zonificación participativa dentro de la Reserva de Biosfera Lauca,  lo que permitirá hacer las adaptaciones necesarias a la realidad local respecto de una metodología de ordenamiento territorial recomendada por Unesco para las diversas reservas de biosfera en el mundo.

Para el director regional de CONAF, Leonel Quintana, “el trabajo de Juan Pablo Gámez, respecto de la Reserva de Biosfera Lauca, es un aporte fundamental dentro de los procesos que estamos llevando adelante y que caben dentro de las unidades protegidas del SNASPE regional (Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado), lo que nos permitirá en materia de conservación a la par que se ejercen las actividades propias de parte de las comunidades”.

La tesis de Gámez fue también incorporada por la Universidad de Tarapacá al Fondecyt denominado “Investigación participativa a través de observatorios ecológico-sociales de los cambios y variabilidad climática del altiplano andino del norte de Chile”, que dirige el investigador y académico Alejandro Tapia Tossetti.

Según explica Gámez,  la conexión que se creó con su tema de tesis y el foro convocado por Unesco, comenzó sin él saberlo, en la época que le tocó trabajar como guardaparque en el Parque Nacional Lauca. “Siempre tuve la inquietud de cómo poder aportar a las comunidades indígenas, herramientas tan lejanas, como por ejemplo los sistemas de información geográficos (SIG).  Y cuando trabajé como guardaparque, visualicé la problemática respecto a la aplicación del plan de manejo del Parque en propiedades privadas.   Entonces mi búsqueda apuntó a cómo hacer coexistir una herramienta administrativa, con el uso cultural de los recursos, en concordancia con la mirada de Unesco.

Como ejemplos de su trabajo, Gámez detalla que si una persona quiere hacer una actividad turística donde hay un bosque de queñoa, ahí entra CONAF y dice mira mejor hazlo por acá.  Pero con la aceptación y el consenso con la comunidad.  O puede también que una persona diga a mí no me gusta que el turista se acerque por este sector, porque ahí pastean mis animales.  No quiero turismo ahí. O, ese es un cerro sagrado, o una cruz de mayo, y dice: ´no quiero que pisen mis pircas´.   A grandes rasgos, busca la coexistencia entre lo administrativo  o lo público y lo privado”.

Chingane

El trabajo puntual de Gámez se contextualizó en el predio Chingane que abarca 11 mil hectáreas y se ubica al interior del Parque Nacional Lauca.  Propietarios del lugar son los integrantes de la familia extendida Huanca-Mollo.  El resultado del trabajo conjunto queda reflejado luego en un producto cartográfico que hace coexistir las propuestas técnicas del administrador que es CONAF con la zonificación participativa propuesta localmente por los residentes propietarios”.

¿Y cómo ven el tema de la conservación?, consultamos.  “Lo tienen super presente.  Ellos visualizan que ese territorio tiene que ser conservado y tienen muy presente la lógica de resguardo vegetacional y del ecosistema completo”.

Gámez resalta también que con su investigación quedó también en evidencia la poca permanencia de la gente en el lugar, ya que sólo la señora Juana Huanca y su marido tienen permanencia en la localidad.  Pero a la vez también mostró las ganas que tiene esta familia en particular -no sé si otras- en ocupar el territorio (el resto vive en Arica).

Dionisio Huanca, representante de la familia Hunca Mollo que a su vez tiene numerosas ramas y nuevas generaciones, indica para ellos es muy importante este trabajo, porque considera a las personas, no sólo a la flora y la fauna.  Nosotros también queremos proteger y conservar,  pero a la vez volver y esto abre caminos para generar la vuelta y desarrollar diversas ideas y proyectos.

Al Foro Juventud y Reservas de Biosfera acudieron 300 participantes, buscando compartir ideas y nuevas formas para contribuir al desarrollo sostenible de las comunidades, en línea con el Plan de Acción de Lima, establecido el 2016 en el IV Congreso de Reservas de Biosfera.  De esta jornada se eligieron también participantes para el X Foro de la Juventud, de Unesco, que se desarrollará en París a partir del 25 de octubre.

Comentarios

Comentarios